21 mayo 2005

 

La última de Carod-Rovira

.
Este tipo no sabe lo que le agraderían muchos compañeros de su partido, pero, sobre todo, sus socios de gobierno, que decidiese dejar la política y se retirase al campo para cuidar ovejas.

Tiene una facilidad especial para la polémica. Y yo me pregunto, este tipo es así de tonto, o acaso es lo que parece, inteligente, y estas cosas las hace premeditadamente. No parece razonable que el líder de ERC se vea envuelto a la más mínima que se menea un poquito en un lío tras otro a no ser que los busque. Es estadísticamente imposible ser tan gafe. Y lo malo es que en la mayoría de los casos son pequeñeces, chiquillerías, él no quería, él es así. La última por una bandera, y por jugar con un souvenir mientras era retratado por el que le invitó al viaje. La única explicación que le veo es que lo haga intencionadamente, que lo provoque, que lo atraiga para causar críticas que sabe que crecerán, en algunos casos hasta más allá del límite de lo sensato. Y es con eso, con la crítica exagerada con lo que él se presenta como mártir, como víctima. Y con el cuento sacó 649.999 votos, ojo al dato.

A propósito, qué dice Ibarra de todo esto, no me lo digan, no me lo digan, que se meta la bandera por donde le quepa. Menos mal que la corona de espinas la dejó fuera.
.
Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?